miércoles, 22 de mayo de 2013

Crónica Maratón Popular de Madrid 2013, por Julio



Hace tiempo que no me dedico a esto de las crónicas, pero la ocasión lo merece, finalizar dignamente el Maratón de Madrid.

El día comienza muy temprano a eso de las 6:00 a.m. (joder que es domingo donde voy) desayuno completo, cojo todo lo necesario para la batalla, me despido de las señoras de la casa (que no se enteran de nada) y al metro. Ya en el suburbano me voy riendo yo solo por la mezcla de los que vamos a la carrera y los que están de guapas, extraña mezcla.
 
Las calles de Madrid se llenaron de runners, algunos fantasmas...

 
En Cibeles tras la primera lucha por dejar la ropa en los camiones dispuestos por la Desorganización, voy en busca de Jose Juan, Willy y el compañero de este (Antonio creo que era su nombre). Saludos y tiritonas varias por el frescor de la mañana y los nervios previos. Pues eso los cuatro juntitos y de la mano nos vamos para la salida, no sin antes vaciar la vejiga. Allí en nuestro cajón de salida nos encontramos con Karl y Vicente, besos amorosos y pellizquitos en las nalgas para saludarnos, pasan los minutos y el frio parece no cesar.

Minuto de silencio por las victimas de Boston, 9:00 a.m. y parece que se da el pistoletazo de salida, a sacar el pico y la pala que empieza el tajo, por fin pasamos por el arco de salida y ahí esta Colón para darnos los buenos días. Castellana arriba, acabo de empezar y tengo que parar a vaciar el caño. Veo el fantasma  a la espalda de Jose Juan y allí que me voy con él, se nos engancha un vecino de Rivas (Jose creo recordar que era su nombre), a la altura de plaza Castilla animo a mis compañeros a aumentar el ritmo, antes de llegar a los 10 primeros Km J.J. me dice que siga yo a mi ritmo que él va a frenar un poco.

Continuo mi carrera por las calles de la capital con mi nuevo amigo, recibiendo los ánimos de los vecinos de la Villa y forasteros, esto lo digo por los ciudadanos orientales que estaban en el Palacio Real, como animaban, que entusiasmo.

Antes de llegar a la primera mitad de la carrera el compañero Jose también decide reducir el ritmo, yo sin embargo cada Km me voy encontrando mejor y más cómodo. Ya estamos por el Km 25 y a la altura de la estación de Príncipe Pío, me encuentro con mi RUBIA e Isma, que guapa sea puesto para la ocasión, con sus mejores galas y un lata de bebida energética en la mano (no me pagan, paso de hacer publicidad gratuita). Aquí comienza la carrera junto a mí el señor César (buen tándem Julio César). Me ofrece lata que lleva en la mano, me pregunta cómo voy y entre charla y charla junto a la entrada de la Casa de Campo un loco de este deporte nos anima con fuertes gritos (ánimo Sergio, recupérate pronto)

Estamos en mi terreno, la Casa de Campo, largas horas de entreno por estos lares, coño otro fantasma con su nuevo pepino de 29´´ (David The Mechanic). La salida de la Casa de Campo es un momento acojonante, como con el apoyo de la gente te hacen subir la cuesta casi sin esfuerzo. Ya de bajada al Manzanares nos encontramos con un camuflado Manu, muerto de frio estaba esperando la llegada de J.J. Con el ánimo del público y el apoyo de César sigo mi carrera muy cómodo, me dice que estamos cerca de Antonio  y Rafa, pero que siga igual sin cebarme con nada. Por fin los cogemos, vamos chavales, venga fuerte con ello, venga que ya está, nos gritamos los unos y los otros. Yo continuo con el pico y la pala haciendo Km que es a lo que he venido hasta aquí, otro fantasma en bici nos da fuerzas (Medina cuando llegarás pronto a las carreras)

Ahí seguimos la Rubia y yo, entre tanto elogiamos un poco a S.M. (gran amigo nuestro jejeje) criticamos a uno de los grupos, por dios Alex Ubago es más animado que vosotros, que ñoños y ¿vosotros sois rockeros?, adelantamos a uno del club de Mejorada, a otro de Coslada, haciendo patria de nuestros pueblos, llegamos a Atocha.. el cansancio ya se deja ver, pero no hay que parar, subimos Alfonso XII, pasamos la puerta de Alcalá, una señora histérica y orgullosa de su hijo grita VAMOS JULIOOOOO (mi madre) y por fin entramos en el Retiro, el último y mejor Km, allí estaban las que tanto han sufrido la preparación de esta carrera Eva (la jefa) y Leire (mi pequeña), cojo a mi hija para hacer el ultimo Km, aquí ya no importaba ni el tiempo ni nada, solo me queda disfrutar con ella y mi compi César (mil gracias cabrón, que bien me lo hiciste pasar) Cruzamos los tres la línea de meta en un tiempo de 3:21:00.



Solo me queda dedicar esta carrera a todos aquellos que contándoles lo que estaba preparando me decían: pero y eso por qué, que necesidad tienes, encima pagas por correr, por qué lo haces.  Lo hago porque quiero y me sale de los huevos, a mis 33 tacos no tengo que dar muchas explicaciones.   
 
Julio es grande, genio y figura (foto de archivo)

Agradecer a este grupo de personas que sois vosotros, Ultrafondistas A-Bloke, por el apoyo recibido y los ánimos en los días de dudas, que ha habido muchos. A mi familia y a mis vecinos que también les he dado mucho el coñazo, que cansino he sido.