martes, 15 de enero de 2013

Crónica: I Triatlón Cabo de Gata-Nijar (Almería), por Medina

I Triatlón Cabo de Gata- Nijar, Almería (1,9km-80km-19 km) 
21-10-2012 


Estaba todo listo para afrontar el segundo gran reto de la temporada: el I triatlón de media distancia en el parque natural de Cabo de Gata –Nijar, en San José, un lugar privilegiado para los amantes del deporte, montaña, playa y en general para todos los públicos. 

Llevaba casi todo, la bici con todos sus complementos y accesorios (compre las ruedas en Almería el día anterior… un poco de riesgo viene bien), zapatillas de correr, mono triatlón, neopreno, bici con el acople, zapatillas de andar por casa, alimentos varios, bebidas, etc… y aunque faltaba algo más, ya que la preparación había sido muy justa, lo más importante lo mantenía en todo momento, la ilusión fuerza y autoconfianza, que me producen este tipo de pruebas hace que todo lo demás pase a un segundo plano. Marche pues acompañado de mis padres con toda la ilusión y motivación por delante en todo momento en busca de lograr el objetivo de esta reto: disfrutar todo lo que pueda en cada momento y por supuesto sacar hasta el último gramo de energía que lleve dentro, sin saber muy bien lo que me iba a encontrar en el camino, pues ese tipo de sorpresas me activan más aún. 

Después de llegar el sábado por la mañana de viaje, comimos con la familia y por la tarde fui con mi primo Sergio hasta San José el lugar donde iba a producirse la gran batalla deportiva. Fuimos a por los dorsales y vimos que había apuntada casi 400 personas, fuimos a la charla técnica, dimos una vuelta por la zona para ver la zona de transición, sentir el ambiente competitivo tan bueno que había, donde nos quedamos un momento observando la sorpresa que me esperaba en la salida, la natación era en plena playa!!! En mar abierto. Algo nuevo para mí que por un lado me creaba dudas por la exigencia de nadar en el mar pero por otro lado me recorría una inquietud por probarlo que estaba deseando meterme. La bici eran 80 km muy duros con continuas subidas y bajadas y zonas de llano desde San José hasta Agua Amarga ida y vuelta por el mismo sitio con el trafico abierto, y la carrera a pie un Cross autentico de 19km que recorren los caminos que te llevan a las playas de Monsul y Genoveses, lugares paradisiacos para disfrutar. Llegó el domingo y a las 6:00 de la mañana como suele ocurrir en estas pruebas con los nervios recorriendo todo el cuerpo, desayunamos como pudimos, mi primo que me transmitía mucha tranquilidad y seguridad y yo para llenar un poco los niveles de glucógeno en músculo pero como era tarea difícil comer en ese estado, me lo llevé para el camino. 


Medina escapándose en este duro repecho

Llegamos a lugar de la batalla sobre las 7:00 con tiempo para preparar todo, la bici en su sitio, el mono de triatlón, el neopreno e importante en estos casos, vaselina a punta pala para las zonas delicadas que sufren durante la prueba. Nos fuimos para el agua a probarla antes de la salida, calentar un poco y soltar un poco de líquidos también. Todo preparado y a las 9:00 bang!!! Todos al agua como auténticos animales marinos, era una lucha la que había al principio en el agua que buscabas el lugar para sobrevivir más que otra cosa, hasta la primera vuelta y empezó a haber algo más de calma y es cuando me pude concentrar y poder hacer mi estilo personal y un tanto peculiar. Después de dar una vuelta y adaptarme al mar abierto con dificultades por el oleaje, el agua que había tragado y seguir un camino lineal desplazándome hacia una lado por las corrientes di dos vueltas y conseguí superar la primera parte de la prueba saliendo del agua algo mareado en un tiempo de 41, 39”, llegue a la zona de transición y me encontré con el apoyo y ánimos de toda mi familia que hizo que el mareo desapareciera y recuperar ,fuerzas para afrontar lo que más me gusta: la bici, 80km por el parque natural de Cabo de Gata, un circuito exigente donde me agarre al acople y empecé a tirar reservando algo de fuerzas. El circuito tenía varias subidas exigentes con rampas de hasta el 10%, donde hacíamos 40km de ida y 40 km de vuelta, acompañados por el mar en gran parte del circuito. A los pocos kilómetros de estar con la bici cual fue mi sorpresa cuando llego a la altura de un corredor y vi que estaba haciendo el Medio Ironman con una sola pierna!!! En ese momento me quedé realmente asombrado, desapareció todo el cansancio de golpe viendo como alguien puede enfrentarse a una prueba tan dura en esas condiciones, es realmente admirable, le anime y seguí tirando con más fuerzas aun y disfrutando en cada momento. La vuelta fue muy dura con el viento de cara y con las mismas subidas que me encontré a la ida ya que seguían ahí, los últimos kilómetros se hicieron duros y ya se iba notando como aparecían síntomas de cansancio físico del esfuerzo. 

Llegué a la zona de transición con fatiga muscular pero arropado especialmente en la zona de transición por el apoyo de la familia en un tiempo de 2h46’08” de bici, y casi 3h 30m en carrera, preparado para afrontar la última parte y la más dura, la carrera de Cross. Salí con molestias en las piernas y en la espalda y con bastante fatiga y desgaste muscular. Los primeros 5 km fue realmente durísimos recorriendo los alrededores del pueblo, continuas subidas y bajadas en las calles de San José donde el cuerpo no le había dado tiempo a adaptarse al cambio de la bici a correr, después de superar esa parte tan dura iba ya centrado en la carrera cuando oigo una voz: Vamos fantasmaaaaaaa!!! Mire a los lados y era Fernando un amigo de Karl que estaba allí corriendo y me cruce con él, bastante adelantado también dándome ánimos pero iba tan rápido que no me dio tiempo a animarle o más bien no lo necesitaba tanto como yo, jeje, ya que se le veía bien. A partir del km 9 dimos la vuelta para volver hacia el pueblo, empecé a encontrarme mejor físicamente y a desaparecer los dolores y mentalmente empecé a motivarme más y a recuperar fuerzas, pude apretar y llevar un buen ritmo, la parte de Cross era llana por las playas de Monsul y Genoveses, volví a entrar al pueblo en el km 15 con las fuerzas al límite, los últimos km son los más duros física y mentalmente donde pude gestionar bien el control emocional haciendo los últimos 4km exprimiendo todo lo que me quedaba, cuando a falta de 200m pude esprintar dando hasta el último gramo de energía que llevaba llegando a meta con los gritos y aplausos de la familia y de todo el público que había, llegue a meta levantando los brazos, llevándome una prueba tan espectacular como es la de Almería en un tiempo de 5h 17min.57seg. llevándome la medalla tan merecida y sufrida de finisher y donde pude compartirlo y disfrutarlo con toda la familia. 

Medina con su medalla de Finisher una vez completada la competición, GRANDE

La organización ha sido muy correcta, con mucha seguridad en todo el recorrido. Gracias en gran parte a mi primo Sergio que ha sido el responsable de tal hazaña, he podido disfrutar (sufriendo) de una prueba tan espectacular en un lugar privilegiado con la familia.