miércoles, 16 de mayo de 2012

Crónica International Triathlon de Lisboa (1,9 - 90 - 42) por César


CRÓNICA TRIATLÓN INTERNACIONAL DE LISBOA (HALF IRONMAN) 06/05/2012

Antes de la carrera:
Lisboa!! Que bonita ciudad para hacer un Half ironman! (no vi nada de la ciudad)
Aquí hemos venido a correr! Aún recuerdo a mediados del mes de octubre cuando decidí aventurarme a participar en una pueba como esta, engañado en todo momento por Karl, que me decía que era todo llano, la bici y la carrera, y se que se hacía todo muy cómodo; pues bien nada que ver con la realidad...

Llegamos el jueves a medio día mi hermano y yo, y estuvimos dando una vuelta por los alrededores esperando la llegada de
Iván y Karl que venían dándole zapatilla al Astra (en Portugal no hay radares por lo visto) Bueno yo me hago unos largos en la piscina del hotel, paseo, cena y por otro dia. El viernes tempranito llegó el Isma con su equipo de mecánica y fotografía: Manu y Juani. Yo ya con unos nervios de alucinar, puesto que sólo quedaba un día para lo que habíamos estado entrenando tanto tiempo...
César entrando a Meta

A las 11:00 nos fuimos los cuatro a por los dorsales y a nadar un poco en la zona de natación. Es increíble lo que hay que nadar, es muchísimo! y encima SON DOS VUELTAS!!! Es que hace tan sólo unos meses no era capaz de nadar 200 metros seguidos y aquí tenía que hacer 1900! Nadamos un poco, el agua estaba muy fría a pesar de mi traje de
neopreno, y nos salimos para no cansarnos demasiado. Luego fuimos a movernos un poco en bici para ver el circuito y comprobar que todo estaba engranado, y una vez más los nervios... Karl intentaba calmarnos pero sin éxito. Después de comer nos fuimos a la charla y casi nos quedamos dormidos pero allí nos encontramos con J.Medina y su hermana Angélica.
Día de la carrera:
Nos levantamos a las 5:30 para llevar la bici a la transición de los primeros de los triatletas y como teniamos el hotel al lado pues a desayunar después. Las piernas me temblaban, estaba cagado de miedo, después de desayunar volvimos a la zona de transición, parecía que desde que me levanté hasta que dieron el pistoletazo de salida había pasado un día entero y no sólo unas horas... Sobre las 7:50 me entraron unas ganas terribles de mear y aunque creo que también era debido al miedo, pues ya tenía el neopreno puesto. Así que me eché vaselina y al agua a mear... (todos lo hemos hecho) Salimos del agua a petición de la organización, es increíble me meaba otra vez, esto si que era por miedo. Nos mandaron meternos al agua porque la salida era desde allí y me coloqué casi de los últimos. Piiiii!! Pitido de salida, empecé a nadar al lado del Isma pero, tras patada, puñetazo, traguito de agua, todo era agobiante, se vino a la mente, como hacía un año antes que me tuve que retirar de un acuatlón por no saber nadar. Entonces paré y respiré, me tranquilizé un poco y comencé de nuevo a nadar, ahora si, como me había estado enseñando Nacho en la piscina de Mejorada, poco a poco pasando gente y sin nervios ya, marcándome pequeñas distancias y mirando cada dos por tres para no torcerme mucho. Terminó la primera vuelta y ibamos por la segunda, ahí ya supe qu no me doblarían!! Aunque por los pelos... Seguí poco a poco nadando y cuando me quise dar cuenta ya estaba terminado la natación. Salí entonces por la rampa y parecía increíble per tenía la sensación de estar borracho, no conseguía encontrar la cremallera del neopreno mientras iba dando tumbos camino de la transición. Allí estaba el Isma que había salido del agua un minuto por delante. Quité el neopreno y con la bici en la mano corriendo para fuera me subí a la ala! a correr! Aquí sí que me siento siempre más cómodo que en el agua. Me acoplé al manillar y intenté ir rápido al principio para coger al Isma e ir con él, aunque sin ir a rueda ya que está prohibido claro. Le cojí y fuimos casi todo el camino de bici juntos. Él se iba en la subida y yo le pillaba en la bajada. En la segunda vuelta se me salió la cadena y BAA me bajé la coloqué y para arriba. En la tercera vuelta y ya con cada vez menos fuerzas nos pasó Iván que iba como una moto el tío, ya no le volví a ver el pelo.... Jeje creo que él tampoco se lo ha vuelto a ver... En la cuarta vuelta se fue el Isma en la subida como en las otras vueltas pero esta vez mis piernas están más flojas y no fui capaz de pillarle en la bajada, así que llegué a la transición con una media de 31,7 más o menos, que no está muy mal.. Pero entonces venía donde las matan, tenía que correr y es cuando empecé a pensar: “que narices hago yo aquí!!!!” Pero como soy fuerte de mente, hice de tripas corazón y sólo pensé en llegar a la meta. Otras 4 vueltas donde Manu me acompañó en algunos metros y me dieron ánimos en todo momento todos los demás. Tuve que parar en alguna ocasión para estirar ya que la rodilla derecha estaba pagando el esfuerzo pero acabé, y una vez pasé la meta fue algo indescriptible, algo que nunca se me olvidará, en esos momentos me acordé de todos estos meses, de toda la gente que me ha apoyado y sobretodo aguantado, porque lo difícil como dice Karl es entrenarlo, creo que no será mi único Half pero si será el que recuerde con más cariño.

Querría dar las gracias a mi hermano por acompañarme, a mis padres, a mi
Cris por aguantarme y a todos los que formamos este grupo tan GRANDE!!