miércoles, 7 de septiembre de 2011

CRÓNICA MILLA URBANA VILLA DEL PRADO por D. ARIAS


19 de Agosto de 2011

Manu, Luis, Emilio, Isma y D. Arias
Si hace 4 años me dicen que voy a correr en Villa del Prado, les hubiera puesto cara de poker. Hacer más de 90 km. En coche para correr solamente 2 es muy fuerte (sí matemáticos, ya sé que una milla no son 2 km, pero el super-mega-fashion Garmin de Manu nunca falla) Pero si algo he aprendido de los Ultrafondistas A-Bloke es el inigualable espíritu combativo y genial compañerismo. Ismael, Manu, Emilio, Luisito y yo nos encaminamos a Villa del Prado en el carro de Emilio (porque el de Isma tuvo un pequeño problema de virolas y manguitos sueltos)

Una vez allí comprobamos que la carrera constaba de 3 vueltas de unos 650 m. a un circuito que transitaba por el casco histórico de este gran municipio. Esta vez los ultrafondistas A-Bloke contabamos con la inestimable colaboración de D.Ángel Castro alias “el feo”, currante compañero y amigo de Ismael Silva (el cirujano de la placa) Este pradeño nos enseñó los más recónditos entresijos del circuito y nos prestó su hogar para recambio de nuestra ropa deportiva.

Manu 3º e Isma 1º luciendo trofeos
A casi 40 ºC de temperatura nos pusimos a “calentar” El hasta la fecha tricampeón de esta prueba, Ismael Silva, estaba tranquilo... hasta que vio al bombero mazas (con tatuajes) que daba la impresión de poder arrebatarle el título de campeón. Pero Manu tenía una corazonada y manejaba una táctica perfecta para subir al podium y para que su hermano lograra la victoria final. Emilio, Luis y yo tambien estudiamos seriamente una estrategia: la de no quedar los últimos. Y vualá!! todos conseguimos nuestros objetivos: Isma ganó (tetracampeón), Manu quedó 3º (tras el bombero), después entré yo (pude esprintar en la recta final cuando ví al de azul pero me faltaron metros) con Emilio muy cerca, y finalmente (pero no acabó último) Luisito, que con flato agónico pudo terminar la milla.

Tengo que decir también que no podríamos haber tenido este resultado sin los ánimos ininterrumpidos de la gente de Villa del Prado, gran pueblo. Tras la prueba estuvimos hablando con varios participantes entre los que se encotraba, Abraham Villa, nuevo Ultrafondista del grupo de facebook. También quiero expresar mis agradecimientos, en mi nombre y en el de mis amigos, al Hogar del Jubilado donde nos refrigeramos antes de la prueba. Queda pendiente hacer una visita dominguera al río Alberche con D.Ángel Castro, bocatas de tortilla y muchas ganas de bañarse (triatletas, aquí se puede nadar bien, jeje, sin verdín...) Por cierto, “en Villa del Prado las hay hermosas, las tinajas de vino, que no las mozas” dicen allí.

Volveremos porque nos gusta esta carrera!!