jueves, 21 de julio de 2011

ENTRENO-QUEDADA EMBALSE DE ZORITA 03/07/2011 por Cesar


El día prometía, habíamos quedado a las 8:00 para poder aprovecharnos de la rueda del C.C. Mejorada que hacía una ruta parecida y así nos desgastábamos menos, ellos salían a las 8:30... la primera anécdota acontecida se produjo gracias a Emilio que, por no conocer Mejorada ni los accesos, llegó un poco tarde: a las 8:15. Pero bueno, aún estábamos a tiempo de engancharnos a la rueda del pelotón, Emilio empieza a prepararse, a terminar de vestirse, que si "pa" arriba y "pa" abajo, que nos dan las 8:35 y ya salimos. Venga, si arreamos un poco al principio les cogemos pero....

Emilio... llevas las ruedas sin hinchar!!! y no llevas agua!!! ni cámara!!! Buenooooo, buenooooo. Comienzo a hinchar las ruedas de la bici de Emilio con mi bomba porque tampoco trae... el Isma, mientras tanto, ha ido a llevar las llaves de la furgo. Entonces, empiezo a pensar en la ruta alternativa a la del club Mejorada y, que además, será la ruta más en línea recta a nuestro destino, visto que Emilio tampoco se le veía muy técnico con la bici que digamos... Nos encaminamos y ponemos rumbo a Loeches, alto del Gurugú, Anchuelo, Santorcaz, Pozo de Guadalajara... hasta aquí llano y alguna subidita suave donde Emilio dejó ver su clase. Isma y yo nos controlábamos por si alguno de los dos decidía atacar, al final nos relajamos y bajamos a Aranzueque, bonito descenso bonita y con curvitas. Después, tiramos parar Renera, carretera con subida muy tendidita, sin rampas muy duras, pero que se termina por hacer larga. Ismael y yo íbamos juntos y unos metros por detrás Emilio corona. Luego bajamos y llegamos a un pueblo llamado Moratilla de los Meleros, una gran villa donde Emilio repuso fuerzas a base de palmeras de chocolate y Acuarius (que gran invento) 

Proseguimos la marcha a un ritmo demoledor de 20 km/h y ya con algo de dolor de culo nos esperaba otra subidita, quizás de rampas más duras pero de las cortitas. Pronto llegamos a Fuentelaencina y seguimos dirección Sacedón dejando atrás un pueblo con nombre curioso Alhóndiga. Aquí nos unimos a una carretera más grande donde un descenso nos deja ver en el cuenta-kilómetros velocidades de hasta 78 km/h sin apenas dar pedales... como se notan los kg. jeje. Acto seguido comenzaba otra subida, pero esta era la última del día ya que en la presa de Sacedon se encontraban Rocío y Ana en calidad de primas, Irene como novia de Emilio, Dani y Manu como hermanos y ultrafondistas y por último, Javi como amigo "zumbao" jeje. 

Para nosotros ha terminado la bici y vamos a disfrutar de un día estupendo en el Pantano de Entrepeñas. Llegamos y los tres directos al agua. Isma y Emilio cruzan el pantano casi sin problemas (como expertos nadadores que son) yo, en cambio, que no soy tan buen nadador hago algo menos de la mitad del trayecto y vuelta a la orilla, que me esperaba la cervecita fresquita y el bocata de tortilla que tanto me había ganado...